“Mal de Ojo”, el filme de terror que necesitó un chamán para lograr filmarla

0
135

El 22 de septiembre “Mal de Ojo” llega a las salas de cine en México, una película de terror que en su mayoría fue filmada en una casa en La Viga (CDMX). Los productores tuvieron que llevar un chamán para pedirle a las “presencias” que sentían dentro de la propiedad, les permitieran trabajar en paz. Así lo reveló la actriz Samantha Castillo.

En entrevista Samantha aseguró que no hubo ningún incidente durante del rodaje, pero que el ambiente de la casa era muy denso y ocasionalmente se escuchaban ruidos, sobretodo antes de que fuera el chamán.

“El equipo de producción sentía una vibra muy negativa en la casa y para poder trabajar todos con más confianza se llevó a un chamán y éste le pidiera permiso a las presencias de trabajar ahí”.

Samantha Castillo.

En conferencia de prensa, el director del filme Isaac Ezban, reveló que la historia de la película tiene una mirada completamente femenina: “hubo una investigación profunda sobre las historias de brujerías, magia negra, profundizaron en la mitología afrocaribeña, las historias mexicanas, combinándolo con acción y drama”.

Durante el rodaje, el equipo de producción dio mucho apoyo y acompañamiento a las dos niñas actrices que participan en “Mal de Ojo”, principalmente con Ivanna Sofía, la más pequeña del elenco.

Paola Miguel, quien interpreta a Nala declaró que cuando leyó el guión sintió mucho miedo: “sí me dio, pero también sentí la responsabilidad de hacer este personaje; me di cuenta de que cuando a alguien le da miedo hacer algo es porque hay mucho potencial, ha sido una de las mejores experiencias de mi vida”.

¿De qué trata “Mal de Ojo”?

Mal de Ojo’ es el cuarto largometraje Isaac Ezban y su debut en el género de terror, cuenta con las actuaciones de Ofelia Medina, Samantha Castillo, Arap Bethke y Paola Miguel en el elenco estelar, la película de terror habla sobre historias de brujerías, magia negra y el arte vudú.

El filme se centra en la historia de Nala, una niña que está entrando a la adolescencia, quien tiene una complicada relación con su mamá y su hermana menor que está enferma. Como los doctores desahuciaron a la más pequeña de la familia, deciden irse a experimentar otros tipos de tratamientos en la casa de campo de su abuela, donde se descubrirán una serie de obscuros secretos familiares.

Precisamente en este lugar, Nala escuchará sobre leyendas de brujas que recurren a alimentarse de la sangre de los niños para mantenerse siempre jóvenes. Luego de vivir terroríficas experiencias con lo que parecen ser demonios, Nala llega a la conclusión de que su abuela es una bruja.