Uruguay y Corea emocionaron en el Mundial; faltaron los goles

0
40

Los postes impidieron que Uruguay debutara con victoria en el Mundial, ante Corea del Sur en la apertura del Grupo H, y terminó empatado 0-0.

Un cabezazo de Diego Godín a los 43 minutos y un furibundo remate de Fede Valverde a los 89 fueron repelidos por los parantes cuando el portero surcoreano estaba batido.

El partido se jugó en el estadio Education City, en Doha, ante 41 mil 663 espectadores. En la segunda fecha, el lunes, Uruguay se medirá con Portugal y Corea del Sur lo hará frente a Ghana.

Con su estrella Son Heung-Min desde el inicio, Corea del Sur salió a asfixiar a la Celeste, que en ese primer cuarto de hora no podía sacarse de encima la presión de su rival ni tener la pelota.

El electrizante delantero del Tottenham, operado hace dos semanas por una fractura en la cuenca del ojo izquierdo sufrida en un partido de la Liga de Campeones a principios de noviembre, apareció con una mascarilla negra que le cubría casi toda la cara.

Fede Valverde y Rodrigo Bentancur, los encargados de generar juego en la oncena de Diego Alonso, eran absorbidos por la presión asiática y Uruguay se recostó cerca de su área a esperar.

Pero el ritmo frenético impuesto por el once asiático duró 15 minutos, lapso en el que los laterales Kim Jinsu y Kim Moonhwan sorprendían con su velocidad a la Celeste, llegaban al fondo, pero culminaban mal.

Pasado los 15 minutos, Uruguay comenzó a aprovechar el adelantamiento de la zaga coreana y Valverde dio el primer aviso a los 19 minutos.

Tres minutos después fue Facundo Pellistri que le ganó la espalda a su lateral, cabeceó al medio y Darwin Núñez no logra rematar. Era la primera ocasión de gol del partido.

A los 27 minutos nuevamente Uruguay encontró a la defensa surcoreana adelantada, pero no pudo aprovecharlo. Mathías Olivera salió disparado de contra desde la mitad de cancha y cuando llegó al área cedió a Darwin, pero su pase fue impreciso y el portero Kim llegó antes que el delantero del Liverpool y desbarató el peligro.

Uruguay ya había emparejado el trámite y seguía insistiendo con Pellistri por derecha.