Inicio / Reportajes Especiales / Bullying: una realidad que no se puede minimizar
Bullying: una realidad que no se puede minimizar

Bullying: una realidad que no se puede minimizar

El pasado 21 de marzo, en Querétaro, un grupo cercano a 200 padres de familia se agruparon en las inmediaciones de la escuela Vicente Guerrero, para cerrar la escuela a manera de protesta por los casos de acoso escolar que se presentan en la institución.

Sin embargo, este caso es únicamente la punta del iceberg, en un país que es calificado como el número uno en acoso escolar, según la organización no gubernamental Bullying Sin Fronteras para América Latina; mientras que el Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana revela que México tiene mayores porcentajes de bullying.

Aunque la escuela debería ser un lugar en el que los niños se sientan seguros y tengan la tranquilidad necesaria para aprender las lecciones que les dotarán de las herramientas necesarias para el futuro, en México la realidad dista de ello.

Y es que al menos 63% de los estudiantes dijeron que un compañero los llamó con un sobrenombre o apodo ofensivo, mientras que 19% han denunciado que un compañero les ha amenazado con lastimar su integridad física y 20% ya han sido víctimas de estas agresiones.

En 2013, el gobierno federal implementó el Programa Nacional de Convivencia Escolar, con la finalidad de tener escuelas libres de acoso, sin embargo, esto no se ha logrado.

De acuerdo con el coordinador de la Unidad de Servicios para la Educación Básica del Estado de Querétaro (USEBEQ), Enrique de Echávarri Lary, este tipo de programas sirven para dar cuenta de que estas problemáticas son parte del “diario convivir” en las aulas y se busca promover la tolerancia entre pares.

“Nosotros lo hemos dicho siempre, nuestro tema es la prevención, todas las acciones van orilladas a eso, precisamente nuestro programa se llama convivencia escolar, todos pasamos por la escuela y sabemos que hay problemas y demás, lo que queremos es que la gente sepa que esos son temas del diario convivir, lo que queremos es que se aprenda a convivir”.

Por su parte el secretario de educación, Alfredo Botello Montes, consideró que siempre es lamentable cuando ocurren las agresiones, sin embargo, aseguró que este tipo de conductas deben ser trabajadas desde la casa y en el entorno social

“También es muy importante la colaboración que se tenga desde la familia, ya que son expresiones que tienen los chicos en las instituciones escolares, y mucho es el reflejo de las situaciones que se viven en el entorno social y familiar”.

Asimismo, en materia legislativa, tanto en lo local como en lo federal se han tomado medidas para buscar erradicar estas conductas, por ejemplo, el diputado Felipe Fernando Macías, presentó una iniciativa para reformar el artículo 75 de la Ley General de Educación, a fin de establecer que cualquier escuela negligente o que tenga conocimiento de este tipo de conductas deberá ser sancionada de manera administrativa y penal, así como el retiro la licencia para operar.

“Queremos combatir la violencia que hay al interior de las escuelas, como todos sabemos, desde ahí se pueden forjar conductas negativas que el día de mañana se realicen actividades delictivas. Muchas de estas conductas están empezando en estas escuelas, las instituciones educativas no están haciendo el trabajo ideal para combatir este tipo de conductas”.

Si bien esta es una realidad que se vive en el entorno escolar y que probablemente algunos podrían normalizar, porque más de uno lo ha sobrevivido, hay algunos otros que no han corrido con tanta suerte, pues detrás de esta problemática ya se contabilizan muertes, tanto por suicidio como por lo que pudiera argumentarse como un accidente.

Por: Marco Estrada

TW: @MarcoEstrada02

Scroll To Top