Rusia proclama conquista de región ucraniana Lugansk tras toma de Lysychansk

0
100

Rusia reivindicó este domingo el control de toda la región de Lugansk, este de Ucrania, tras la conquista de la ciudad clave de Lysychansk al cabo de intensos combates.

El ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu informó al comandante en jefe de las fuerzas armadas rusas, Vladimir Putin, de «la liberación de la República Popular de Lugansk», indicó un comunicado del Ministerio de Defensa citado por las agencias de prensa rusas.

El domingo por la mañana, el gobernador de la región de Lugansk, Sergei Gaidai, dejó entender que las fuerzas ucranianas estaban perdiendo terreno en Lysychansk, una ciudad de 100 mil habitantes antes de la guerra.

Los rusos se están atrincherando en un distrito de Lysychansk, la ciudad está en llamas», dijo en Telegram Gaidai.

Están atacado la ciudad con tácticas inexplicablemente brutales», añadió.

La conquista de Lysychansk -si se confirma- permitiría a las tropas rusas avanzar hacia Sloviansk y Kramatorsk, más al oeste, asegurándose prácticamente el control de la región, que ya estaba parcialmente en manos de separatistas prorrusos desde 2014. 

«Grandes pérdidas»

Mientras tanto, los misiles siguieron cayendo en Ucrania, matando a docenas de personas.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski citó seis ataques en su discurso diario a la nación a última hora del sábado.

Feroces combates continúan a lo largo de toda la línea del frente, en el Donbás», dijo.

Señaló también que «la actividad del enemigo en la región de Járkov se está intensificando».

En la pequeña ciudad de Donetsk, Siversk, un habitante dijo que «los bombardeos continúan día y noche».

Dos personas murieron y tres resultaron heridas -entre ellas dos niños- en un ataque contra la ciudad de Dobropillya, según las autoridades locales de Donetsk.

Las bombas cayeron también sobre propiedades residenciales en Sloviansk, en el corazón del Donbás, matando a una mujer en su jardín e hiriendo a su marido, dijo un vecino el sábado.

Zelenski advirtió contra la «sensación de relajación» en muchas ciudades de la retaguardia.

 

Excelsior