Conéctate
https://rrnoticias.mx/wp-content/uploads/2019/11/adsmart.jpg

Mundo

Todo lo que hay que saber sobre el lanzamiento de SpaceX

Publicado

en

Publicidad

En 22 años de historia, solo las naves desarrolladas por la NASA y por la agencia espacial rusa habían llevado tripulaciones hacia la Estación Espacial Internacional

El presidente Donald Trump estará entre los espectadores en el Centro Espacial Kennedy en Florida para presenciar el lanzamiento, que recibió luz verde a pesar de meses de confinamiento debido a la pandemia de coronavirus.

Solo unas pocas docenas de miembros de la prensa podrán asistir al lanzamiento, dijo la NASA, y el Centro Espacial Kennedy no dará la bienvenida a ningún visitante.

Al público en general, en un guiño a las restricciones impuestas por la pandemia de Covid-19, se le ha invitado a seguir la transmisión en vivo del lanzamiento de Crew Dragon por un cohete Falcon 9 hacia la Estación Espacial Internacional (ISS).

REIMPULSO A LA NASA

El programa de tripulación comercial de la NASA, destinado a desarrollar naves espaciales privadas para transportar astronautas estadounidenses al espacio, comenzó bajo Barack Obama.

Pero su sucesor lo ve como un símbolo de su estrategia para reafirmar el dominio estadunidense del espacio, tanto militar, con su creación de la Fuerza Espacial, como civil.

Trump ha ordenado a la NASA que regrese a la Luna en 2024, un calendario de difícil cumplimiento pero que le ha dado un impulso a la famosa agencia espacial.

En los 22 años transcurridos desde que se lanzaron los primeros componentes de la ISS, solo las naves espaciales desarrolladas por la NASA y por la agencia espacial rusa han llevado tripulaciones hacia esa estación.

La NASA utilizó el famoso programa de transbordadores: enormes y extremadamente complejas naves aladas que llevaron a decenas de astronautas al espacio durante tres décadas.

Pero su asombroso costo -200 mil millones de dólares por 135 vuelos- y dos accidentes fatales finalmente pusieron fin al programa.

El último transbordador, Atlantis, llegó el 21 de julio de 2011.

Después, los astronautas de la NASA aprendieron ruso y viajaron a la ISS en el cohete ruso Soyuz desde Kazajstán, en una asociación que sobrevivió a las tensiones políticas entre Washington y Moscú.

Estados Unidos pretendía no obstante que se tratara de un acuerdo temporal.

La NASA había confiado a dos compañías privadas, el gigante de la aviación Boeing y la nueva empresa SpaceX, la tarea de diseñar y construir cápsulas que reemplazarían a los transbordadores.

Nueve años después, SpaceX, fundada por Musk, el empresario sudafricano que también creó PayPal y Tesla, está lista para su lanzamiento.

‘UNA HISTORIA EXITOSA’

A las 16H33 locales (20H33 GMT) de este miércoles, si el clima lo permite, un cohete SpaceX Falcon 9 despegará de la plataforma de lanzamiento 39A con la cápsula Crew Dragon en su parte superior.

La NASA ha otorgado a SpaceX más de 3 mil millones de dólares en contratos desde 2011 para construir la nave espacial.

La cápsula estará tripulada por Robert Behnken, de 49 años, y Douglas Hurley, de 53, ambos con una larga trayectoria de viajes espaciales: Hurley pilotó Atlantis en su último viaje.

Unas 19 horas después atracarán en la ISS, donde los esperan dos rusos y un estadunidense.

Behnken y Hurley podrían quedarse allí hasta principios de agosto.

El viaje de retorno será como el de las cápsulas de Apolo: caerán en el océano, en este caso el Atlántico, frente a la costa de Florida.

El pronóstico del tiempo sigue siendo desfavorable, con una probabilidad del 60% de condiciones adversas, según los pronosticadores de Cabo Cañaveral.

La próxima ventana de lanzamiento es el sábado 30 de mayo.

La operación ha tomado cinco años más de lo planeado, pero incluso con los retrasos SpaceX ha derrotado a Boeing.

El vuelo de prueba de Boeing de su Starliner fracasó debido a serios problemas de software, y tendrá que rehacerse.

Ha sido una verdadera historia de éxito», dijo Scott Hubbard, exdirector del Centro Ames de la NASA en Silicon Valley, que ahora enseña en Stanford.

Hubo un gran escepticismo», recordó Hubbard, quien conoció a Musk antes de la creación de SpaceX y también preside un panel asesor de seguridad de SpaceX.

Los dirigentes de Lockheed, de Boeing, me podían decir en una conferencia que estos tipos de SpaceX no saben lo que hacen», dijo.

SpaceX finalmente llegó a la cima con su cohete Falcon 9.

Desde 2012, la compañía reabastece a la ISS para la NASA, gracias a la versión de carga de la cápsula Dragon.

La misión tripulada, llamada Demo-2, es de fundamental importancia para Washington por dos razones.

La primera es romper la dependencia de la NASA respecto a Rusia. Y la segunda catalizar un mercado privado de «órbita terrestre baja» abierto a turistas y empresas.

Visualizamos un día en el futuro en el que tengamos una docena de estaciones espaciales en órbita terrestre baja. Todas operadas por la industria comercial», dijo el jefe de la NASA, Jim Bridenstine.

Musk apunta más alto: está construyendo un enorme cohete, Starship, para circunnavegar la Luna, o incluso viajar a Marte y, en última instancia, hacer de la humanidad una «especie que habite varios planetas».

Y SpaceX será libre de organizar viajes espaciales para turistas con la cápsula, por un boleto que probablemente costará decenas de millones de dólares la plaza.

Una misión privada de tres pasajeros ha sido proyectada para la segunda mitad de 2021.

Excélsior

Seguir leyendo