Conéctate
https://rrnoticias.mx/wp-content/uploads/2019/11/adsmart.jpg

Nacionales

EU detiene a García Luna; lo liga al narco; Calderón: desconocía los hechos que le imputan

Publicado

en

Publicidad

Genaro García Luna, el máximo jefe policiaco durante el sexenio de Felipe Calderón, fue detenido en Dallas, Texas, acusado de nexos con el Cártel del Pacífico mientras fue funcionario federal.

La captura del también exdirector de la AFI, quien vive en Miami, fue a petición de un tribunal de Brooklyn bajo cargos de declaraciones falsas y conspiración para permitir a narcos traficar cocaína a cambio de sobornos.

De acuerdo con dichos de testigos protegidos, en dos ocasiones el cártel entregó sobornos de entre tres y cinco millones de dólares a García Luna para obtener información confidencial sobre indagatorias y narcos rivales, lo que facilitó su tráfico de cocaína y otras drogas a EU.

En tanto, el expresidente Calderón aseguró que desconocía los hechos imputados a García Luna y se dijo dispuesto a rendir cuentas ante los mexicanos.

La FGR anunció que incorporará a sus investigaciones las pruebas de EU contra García Luna con el objetivo de solicitar su extradición.

Mike Vigil, exjefe de Operaciones Internacionales de la DEA, afirmó que él y otros agentes de EU trabajaron de manera estrecha con García Luna y nunca notaron problemas de corrupción, informó anoche Ciro Gómez Leyva en Imagen Noticias.

Detienen a García Luna

El exsecretario de Seguridad está acusado de declaraciones falsas para beneficiar al narco y conspiración.

El gobierno de Estados Unidos concretó la detención del exdirector de la Agencia Federal de Investigación (AFI) entre 2001 y 2005 y exsecretario de Seguridad Pública Federal de 2006 a 2012, Genaro García Luna, por acusaciones de conspiración y declaraciones falsas que permitieron la libre operación del Cártel del Pacífico para traficar cocaína, basadas en dichos de testigos.

De acuerdo con el reporte que dieron a conocer los fiscales del Departamento de Justicia de EU, la acusación radica en un tribunal federal de Brooklyn, Nueva York.

Excélsior