Policía Federal cumple sueño de joven con parálisis cerebral

0
367

 

La Policía Federal en Tamaulipas cumplió el más grande sueño del joven victorense Juan Francisco Ibarra Cantú, de 26 años de edad, quien sufre parálisis cerebral, al nombrarlo agente honorario de la corporación en la entidad.

Como parte de las acciones de proximidad y vinculación social con la comunidad que tiene en marcha la institución en esta entidad, “Juanito”, como lo conocen los oficiales, familiares y amigos, recibió también una nueva silla de ruedas y pudo conocer el equipo con que cuenta actualmente esta corporación para brindar seguridad.

Ante las instalaciones, los miembros de la corporación y las patrullas, «Juanito» se llenó de ilusión ya que en reiteradas ocasiones había manifestado su anhelo de pertenecer a esta institución.

Durante la ceremonia de honores a la Bandera, en la que estuvieron presentes mandos del Grupo de Coordinación Tamaulipas, el Coordinador de la Policía Federal de Tamaulipas, Comisario Sergio Licona Gómez, le entregó nombramiento y grados a Ibarra Cantú como Policía Federal Honorario por un día.

«Juanito» estuvo acompañado en todo momento por su madre María Apolonia Cantú Rodríguez, quien agradeció a las autoridades presentes el total apoyo para que su hijo pudiera hacer realidad este sueño.

En los honores a los símbolos patrios, también se homenajeó a los policías federales caídos en el cumplimiento de su deber.

En el evento, realizado en las instalaciones de la Policía Federal, estuvieron presentes el mando Federal de la Zona Centro, General Sergio Hernando Chávez García; el secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, Joel Vela Robles y el secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Estado, Vicealmirante Luis Felipe López Castro.

También el procurador General de Justicia, Irving Barrios Mojica; el alcalde Oscar Almaraz Smer; el delegado federal de la Secretaría de Gobernación, Rabindranath Juárez Mayorquín y la fiscal de la Procuraduria General de la República en la Zona Centro, Carolina González Maldonado.

 

Fuente: Excélsior