Conéctate

Reportajes Especiales

¿Qué harás con el aguinaldo?

Publicado

en

Con la época decembrina llega uno de los incentivos más esperados de todos los mexicanos, se trata del aguinaldo, una prestación laboral que ayuda a los trabajadores a financiar prioridades.

De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo todos los empleados de base, confianza, planta, sindicalizados, contratados por obra, eventuales, y cualquiera que se rija por dicha ley tienen derecho a esta prestación, la cual debe pagarse antes del 20 de diciembre.

Para quienes laboran en el sector privado el monto mínimo de aguinaldo es de 15 días de salario y si no se trabajó el año completo corresponde la parte proporcional.

El subdelegado de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en Querétaro, Jorge Negrete Neri, destaca que dicha prestación está prevista en México desde 1970, y la primera intención era que este complemento monetario fuera utilizado para solventar gastos de fin de año, hoy en día el principal uso está ligado a la compra de regalos.

Ante dicha situación comparte algunas recomendaciones que podrían evitar que el aguinaldo se escape de las manos de manera inmediata.

«¿Qué damos como recomendaciones del aguinaldo? primero, hacer un presupuesto, hay que ordenar los ingresos y gastos y borrar de esa lista que tenemos lo que no se necesita, se puede hacer un presupuesto familiar que es lo recomendable, pero también individual».

Destaca que por la temporada, son comunes los intercambios y las posadas, por lo que recomienda cuidar los gastos que se dirigen a estos festejos.

«En estas fechas es muy común los intercambios de regalos y los aguinaldos, que se dan en las épocas de posadas entonces ahí lo que nosotros sí recomendamos es cuidar esos gastos, no porque tenemos un aguinaldo, un incremento, un aguinaldo, tratar de empezar a gastar como sin prever, no por tener ese dinero y va de la mano, hay que derrochar porque sí lo tenemos».

Por el contrario llama a utilizar el presupuesto extra en el pago de deudas y en los gastos que derivan de la cuesta de enero como lo puede ser el predial.

«Puede utilizarse el presupuesto para bajarle a nuestras deudas, alguna tarjeta de crédito, algún crédito automotriz, o incluso a personal o hipotecaria podemos aprovechar  para adelantarle y hacer que se reduzca el plazo de la deuda o en todo caso hasta liquidarla. Tener muy en cuenta que se viene la cuesta de enero, entonces ahorrar una de esas cantidades para hacer frente al pago de los impuestos que se tienen que pagar en el mes de enero, como son los prediales o la parte de los automóviles».

Jonathan Hernández, ingeniero de mantenimiento en una empresa local, comparte que aún no ha recibido esta prestación; no obstante, ha visualizado su uso para el pago de algunas deudas; tampoco descarta poder utilizar algo de dinero para los festejos de fin de año.

«Referente a lo del aguinaldo, aún no me lo han entregado pero sí ya lo tengo planeado en qué lo voy a utilizar, una parte será para algunas deudas, tengo que pagar algunas deudas y si me llegara a sobrar lo voy a utilizar para las deudas de Navidad y Fin de Año».

Edith García, contadora pública también ha planeado el uso de su aguinaldo, una parte la destinará a comprar algunos obsequios y otra más a los honorarios médicos para el nacimiento de su bebé.

«Aún no recibo mi aguinaldo, yo lo recibo hasta el día 20, pero sí, ya lo tengo destinado, en esta ocasión el 10 por ciento lo voy a utilizar para comprar regalitos de navidad y el otro 90 por ciento lo destinaré para cubrir los honorarios médicos para nacimiento de mi futuro bb, no me alcanzará para cubrir todo el gasto de los honorarios pero lo guardaré para después alcanzar a juntar la diferencia».

José Martínez, docente de primaria, comenta que aportará un porcentaje a las cenas de fin de año, pero también contempla ahorrar un poco para prevenir los gastos de enero.

«Mi aguinaldo ahorita una parte lo destino a toda esta parte de las cenas o la comida, se dividen los gastos ahí con la familia y hay que cooperar una parte, y la otra parte trato de ahorrar ya que más adelante se viene la ya muy conocida cuesta de enero, entonces para que no me agarre desprevenido pues estamos preparando y una parte del aguinaldo lo ahorramos».

Sí bien en ninguno de los casos se descartaron la compra de regalos y los festejos navideños, cada uno tiene previsto el uso responsable de esta prestación.

Y tú… ¿qué harás con el aguinaldo?

Por: Iraí Silva

Seguir leyendo