Abuso sexual infantil, una problemática presente en Querétaro

0
376

Querétaro se encuentra entre los primeros estados con mayor número de casos de abuso sexual infantil, según datos de diversas fundaciones, tales como Corazones Mágicos y Puerta Abierta. Un dato que se endurece al encontrase nuestro país también en los primeros lugares a nivel mundial en violencia a menores, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Actualmente, la fundación Vida Plena I.A.P Corazones Mágicos ha atendido en Querétaro cerca de 300 casos de diversos tipos de abuso sexual infantil en lo que va del 2021, menores a los cuales se les brinda atención psicológica y asesoramiento legal a los denunciantes, según lo informado por su represente, María Fernanda Lazo.

“Es lamentable que nuestros niños se encuentren tan afectados por esta problemática, se estima que 1 de cada 3 niños que son víctimas de abuso sexual se convertirá en abusador de otros niños, por eso es un tema que necesita de toda nuestra atención y compromiso para poder hacer un alto y proteger a nuestros niños, algo que hemos descuidado en décadas“.

Cabe destacar que, en los últimos tres años, se realizaron diversas modificaciones al Código Penal del Estado en beneficio de los menores.

La primera, fue la ampliación de la prescripción del delito, por lo que actualmente quienes fueron víctimas de estos casos cuando eran menores, ya podrán denunciar a su agresor hasta 10 años después de cumplir la mayoría de edad.

Otra de las modificaciones realizadas fueron el aumento de las penas para quienes cometan este delito en sus diversos tipos, tales como violación equiparada, estupro, acoso sexual y hostigamiento, penas que van desde uno hasta 40 años de prisión dependiendo de la gravedad del mismo, informó el autor de estas iniciativas, Agustín Dorantes Lámbarri, en su calidad de diputado local.

“Es uno de los temas que dentro de la Legislatura más me impactaron, sin duda es una problemática en la cual como sociedad hay que trabajar en conjunto para combatir este tipo de delito. Logramos ampliar el periodo de vigencia para que las víctimas puedan denunciar y se aprobaron sanciones más severas, esto luego de conocer testimonios de víctimas que nos comentaron que no se sentían seguras de señalar a su agresor“.

Sin embargo, el trabajo legislativo para prevenir, atender y erradicar estos delitos continúa.

En la actual legislatura, la diputada local, Laura Dorantes, adelantó que presentará un paquete de iniciativas de ley para la protección y atención a menores, incluyendo la creación de un padrón estatal de agresores.

«Cada día mueren 3 niños o niñas víctimas de violencia, y cada 30 minutos uno de ellos llega a un hospital por lesiones causadas de manera intencional. Más del 35 por ciento de ellos consideran que en México sus derechos se respetan poco o nada. En Querétaro tenemos más de 770 mil niñas, niños y adolescentes que pertenecen a este grupo, es por eso que queremos que la actual Legislatura tenga esta comisión».

Este trabajo aunado a la propuesta ya presentada por la legisladora de Acción Nacional, en la que se busca la creación o adecuación de la Comisión de la Familia y de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, con el objetivo de intensificar los trabajos en pro de este sector.

Si bien, los casos de violencia en sus diversos tipos en contra de menores ya era algo preocupante, con el confinamiento se elevaron los casos.

El Procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en el Estado de Querétaro, Oscar Hernández Hernández, dio a conocer que durante la pandemia aumentó alrededor de un 20 por ciento los menores recibidos en dicha dependencia, lo que hace que actualmente reciban entre 20 a 25 menores cada mes, principalmente por omisión de cuidados, violencia familiar y abuso sexual.

“Los principales motivos por los cuales las autoridades nos ponen a disposición a los chicos son por violencia familiar, omisión de cuidados y en algunas ocasiones por casos de abuso sexual”.

Esto derivado de que el 90 por ciento de los agresores son familiares o personas cercanas a los niños, por lo que, al estar encerrados en casa, los menores estaban más propensos a ser víctimas de este delito, tal como lo resaltó Fernanda Lazo.

“El 71 por ciento son familiares de los niños, el 19 por ciento son por personas conocidas y que tienen un vínculo afectivo con los niños (maestros, sacerdotes, amigos de los papás, compadres…) y solo en un 10 por ciento se trata de personas desconocidas”.

Si bien, ya se han tomado acciones para atender esta problemática, todavía faltan más para crear entornos seguros para los menores, desde el hogar hasta las instituciones educativas y los espacios recreativos.

Agustín Murillo