Conéctate

Mundo

Muere el expresidente egipcio Mohamed Mursi

Publicado

en

El expresidente Mohamed Mursi, quien se convirtió en el primer presidente electo de Egipto tras la caída de Hosni Mubarak, muere tras sufrir un desmayo durante una sesión de un juicio contra él

EL CAIRO.

El expresidente egipcio Mohamed Mursi perdió el conocimiento y colapsó durante su juicio por cargos de espionaje, falleciendo antes de poder ser trasladado a un hospital, informó el lunes la televisora estatal.

La televisora informó que Mursi, de 67 años, participaba en una sesión del juicioen un tribunal cuando perdió el conocimiento.

Mursi, surgido de la Hermandad Musulmana -un grupo islamista egipcio de gran tamaño y ahora proscrito- fue elegido presidente en 2012 en las primeras elecciones libres en el país tras el derrocamiento del dictador Hosni Mubarak.

El ejército lo derrocó en julio de 2013 después de una serie de manifestaciones masivas y reprimió a la Hermandad Musulmana. Mursi fue arrestado, así como muchos otros líderes del grupo.

La sesión del lunes formaba parte un nuevo juicio, llevado a cabo dentro de la Prisión de Tura en El Cairo, por cargos de espionaje junto con el grupo palestino Hamas.

El hijo de Mursi, Ahmed, confirmó el deceso de su padre en un mensaje en Facebook.

‘HOMICIDIO PREMEDITADO’

Mohammed Sudan, principal miembro de la Hermandad Musulmana en Londres, opinó que la muerte de Mursi era un «homicidio premeditado» y aseveró que el exmandatario tenía prohibido recibir medicamentos o visitas y que había poca información sobre su estado de salud.

Ha estado colocado detrás de una jaula de vidrio (durante los juicios). Nadie podía oírlo o saber lo que le ocurría. No ha recibido visitas desde hace meses o casi un año. Anteriormente, se había quejado de que no recibía sus medicamentos. Esto es un homicidio premeditado. Es una muerte lenta», manifestó.

Un funcionario judicial dijo que Mursi había pedido hablar con el tribunal durante la sesión.

El juez lo permitió y Mursi pronunció un discurso en el que dijo que tenía «muchos secretos» que, si los contaba, sería puesto en libertad, pero añadió que no los iba a decir porque pondría en riesgo la seguridad nacional de Egipto.

Un portavoz del Ministerio del Interior no respondió a las llamadas en busca de comentarios.

MUERTE PREDECIBLE’

Organizaciones no gubernamentales de derechos humanos afirmaron que la muerte del expresidente egipcio era predecible dada la falta de atención médica que, según dicen, sufría, pese a las reiteradas llamadas de atención sobre su situación de salud.

La directora ejecutiva de Human Rights Watch (HRW) para Oriente Medio y el Norte de África, Sarah Leah Whitson, indicó en la red social Twitter que la noticia de la muerte de Mursi es «terrible pero COMPLETAMENTE predecible», ante la falta de permiso por parte del Gobierno «para darle adecuada atención médica, y mucho menos visitas familiares».

La responsable regional de HRW afirmó que la organización estaba preparando en este momento un informe sobre la situación de salud de Mursi y recordó que hace dos años ya alertaron sobre el deterioro que estaba sufriendo el presidente islamista que dirigió el país entre 2012 y 2013.

La ong expresó hace dos años que Mursi, de 67 años y que sufría diabetes, había pasado diversas complicaciones médicas durante su estancia en prisión y había solicitado infructuosamente atención médica independiente.

La organización había además criticado su confinamiento en aislamiento y que apenas había recibido dos visitas familiares en cuatro años.

Debe haber inmediatamente una investigación sobre la muerte del expresidente egipcio Mursi», indicó por su parte el director del Instituto de El Cairo para Estudios de Derechos Humanos (CIHRS), Bahey Eldin Hasan también en la red social.

El activista señaló que los egipcios y el resto del mundo saben que «no puede haber una investigación creíble» bajo el presidente, Abdelfatah al Sisi, ni «sus jueces y sus forenses».

Recordó que el año pasado el CIHRS publicó un informe sobre la salud de Mursi en el que cuatro organizaciones no gubernamentales llamaban a la comunidad internacional a «salvar la vida» del expresidente.

Hay una larga cola de prisioneros de Al Sisi y víctimas de negligencia médica intencional», dijo.

Excélsior

Seguir leyendo