Inicio / Nacionales / Juez exonera a soldado por caso Palmarito
Juez exonera a soldado por caso Palmarito

Juez exonera a soldado por caso Palmarito

El sargento del Ejército mexicano, José Isidro Gómez, recuperó anoche su libertad, después de ser absuelto por un juez federal, quien consideró que la Procuraduría General de la República (PGR) no aportó las pruebas suficientes para demostrar su culpabilidad en el asesinato de un civil que estaba boca abajo durante el operativo realizado el pasado 3 de mayo de 2017 por los uniformados en Palmarito Tochapan, comunidad de Quecholac.

En la audiencia pública realizada ayer miércoles dentro de la causa 435 en el Centro de Justicia Penal Federal de esta capital, la juzgadora levantó la prisión preventiva oficiosa impuesta al integrante de las Fuerzas Armadas; además, le concedió la posibilidad de viajar ayer mismo a la Ciudad de México, donde vive su familia.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva, el sargento Isidro Gómez dijo sentirse contento con el resultado del juicio que duró quince días.

“Pues me siento contento, son muchos los sentimientos encontrados, pues siempre estuve apoyado por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, por mis abogados y a mis compañeros que eran los que me trasladaban al Centro de Justicia”, dijo el sargento.

Agregó que vivió momentos de angustia por saber el resultado del juicio, pero que estaba seguro porque siempre tuvo el apoyo de la Defensa y de sus compañeros.

Al preguntarle qué viene para él, contestó: “Primero que nada llegar a mi casa, abrazar a mi esposa, a mis hijos, en especial a mi bebé, que tiene ocho meses que nació y que no tuve oportunidad de conocerla, tengo muchas ganas de verla y de convivir con ella”.

También expresó su interés de seguir superándose profesionalmente al regresar a los cuarteles.

Y concluyó: “ Quiero seguir sirviendo a mi país el tiempo que me permita estar dentro de la institución”.

De acuerdo con lo expuesto por el juez, las pruebas aportadas por la PGR nunca le permitieron “alejarme de la presunción de inocencia”.

Fuente: Excélsior

Scroll To Top