Inicio / Salud / La lucha contra los trastornos alimenticios
La lucha contra los trastornos alimenticios

La lucha contra los trastornos alimenticios

Superar un trastorno alimenticio a menudo puede suponer años de lucha. Habiendo superado uno ella misma y con el apoyo de dos apps, Ekaterina Karabasheva espera ayudar a las personas que padecen o están en riesgo de desarrollar la afección. Todo comenzó cuando Ekaterina tenía 16 años. Empezó dejando solo un poco de comida en el plato. Suprimió la mantequilla, evitaba los dulces y todas las bebidas calóricas. A medida que pasaba el tiempo, la cantidad de alimentos que faltaban en su dieta iba creciendo, hasta que apenas podía decidirse a comerse una manzana sin sentirse culpable.

Ekaterina Karabasheva siempre había sido la hija perfecta: amable, le iba bien en la escuela y tenía éxito en todo lo que se proponía. Sin embargo, cuando esta joven búlgara de nacimiento se propuso alcanzar la “figura perfecta”, se vino abajo: la anorexia dominó su vida durante media década. Cientos de miles de personas viven con un trastorno alimenticio.

En Alemania, las vidas de varios cientos de miles de personas están dictadas por un trastorno alimenticio. Según la Oficina Federal de Educación para la Salud, alrededor del 1,5 por ciento de las mujeres y sólo el 0,5 por ciento de los hombres se ven afectados, según solo los casos registrados. Contar calorías, renunciar a los alimentos, morirse de hambre, obsesionarse con la comida, sentimientos de culpa, autodesprecio, ejercicio excesivo, atracones, tomar laxantes, vómitos: la mayoría de los pacientes descubren que toda su vida está a merced de la enfermedad.

Muchos se aíslan de sus amigos y familiares para evitar la vergüenza de comer con los demás. Las víctimas pueden malgastar muchos años de su vida de esta forma. Ekaterina fue relativamente rápida en darse cuenta de que la anorexia no resolvería su falta de autoestima. A los 19 años, hizo los primeros esfuerzos para superar su trastorno alimenticio. Ahora, ocho años después, ha recuperado el control de su vida, terminado sus estudios, ha sido madre recientemente y se ha comprometido con proyectos que espera que le permitan ayudar a otras víctimas.

Fuente: Excelsior

Scroll To Top