Connect with us

Nacionales

Violencia y corrupción no quitan felicidad a México

Published

on

A pesar de la inseguridad, la violencia, la corrupción y las desigualdades sociales que se reflejan en un país con más de 53.4 millones de pobres, los mexicanos nos consideramos felices por la capacidad de resiliencia y optimismo en el futuro, coinciden especialistas.

En entrevista, Raúl Ayala Magdaleno, director General de la Universidad Tecmilenio campus Ferrería, consideró que son las raíces culturales, las que han convertido al país en una comunidad “fuerte, luchona y entregada”, que da lo mejor que tiene ante situaciones adversas.

Lo cual, indicó, ha quedado demostrado, no sólo en las actividades cotidianas, sino en la respuesta que se tiene ante catástrofes naturales, donde se adopta una actitud positiva de apoyo al bien común.

“Estamos hablando de 120 millones de habitantes, no estamos hablando de un reducto, sino de 120 millones de personas que básicamente tenemos una característica muy particular, somos altamente resilientes ante la adversidad.

“Y esto se explica porque cuando nos sentimos presionados por una enfermedad, por problemas laborales, por problemas de subsistencia, por la falta de pago de la renta o de nuestras tarjetas, tenemos la capacidad de responder y mantenemos nuestro optimismo porque creemos en nosotros”, señaló.

Ayala Magdaleno añadió que una población que vive y se considera feliz, es más productiva y exitosa.

“La felicidad se estudia dentro de la sicología positiva, que es el estudio científico del bienestar humano y de todos los factores relacionados al funcionamiento óptimo tanto al nivel individual, familiar y en la comunidad.

“Por esta razón la felicidad en una persona, la podemos evaluar a partir de cinco elementos básicos: los pensamientos y la actitud positiva ante la vida; la acción de mantener relaciones positivas; el involucramiento en la comunidad, reconociendo el significado de mi vida, y con el reconocimiento de mis logros y de los logros de los demás”, señaló.

La directora del Instituto de Ciencias de la Felicidad de la Universidad Tecmilenio, Rosalinda Ballesteros Valdés señaló que desde 2013, cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decretó el 20 de marzo como Día Internacional de la Felicidad, México se ha convertido en un caso de estudio por los altos índices de felicidad que presenta en contraste con los altos índices de corrupción, inseguridad, pobreza y problemas de planeación urbana, que impactarían de manera negativa.

Indicó que el reporte internacional de felicidad, en 2018, ubicó a México en el lugar 24 de 156 naciones.

Excelsior

Continue Reading