Inicio / Entretenimiento / Ángeles bajadas del cielo
Ángeles bajadas del cielo

Ángeles bajadas del cielo

Música, alas, color, plumas y brillos salpicados de emotividad, así fue la noche de la pasarela de lencería más famosa del mundo que reunió a 56 esculturales modelos convertidas en los ángeles de Victoria’s Secret.

Entre música de estrellas como Rita Ora, The Chainsmokers, Bebe Rexha y Shawn Mendes, los ángeles de Victoria’s Secret desplegaron sus alas sobre la pasarela en la que debutaron 12 modelos, entre ellas la canadiense Winnie Charlo, la primera top model con vitiligo en una pasarela.

Esa noche la brasileña Adriana Lima recibió una gran ovación, en la que sería su última pasarela. Tras varios días de rumores ella agradeció a Victoria’s Secret: “Gracias por mostrarme el mundo, compartir tus secretos y, lo más importante, no sólo por darme alas sino por enseñarme a volar. ¡Y todo el corazón para los mejores fans en el mundo! Amor, Adriana”.

La preparación de los ángeles llevó varias horas, y hasta 15 mil seguidores de la firma en Instagram vieron entre bambalinas cómo peinaban a Bella Hadid o maquillaban a Martha Hunt, declaradamente nerviosas.

La preparación de los ángeles llevó varias horas, y hasta 15 mil seguidores de la firma en Instagram vieron entre bambalinas cómo peinaban a Bella Hadid o maquillaban a Martha Hunt, declaradamente nerviosas.

Precisamente Hadid, con una foto en esa plataforma que despertó preocupación por su delgadez, alimentó estos días la polémica en cuanto a la falta de diversidad física que suele rodear a esta pasarela, y que este año señaló públicamente la modelo australiana Robyn Lawley.

Lawley encabeza una petición online, firmada por casi nueve mil personas, en las que pide a Victoria’s Secret que elija modelos de diferentes formas y tamaños, ya que lleva “casi 30 años diciendo a las mujeres que sólo hay un tipo de cuerpo bonito”.

Victoria’s Secret busca reencontrarse el 2 de diciembre frente al televisor con una audiencia que se cuenta por millones, pero ha decaído en los últimos años.

A pesar de ser uno de los eventos más vistos en el mundo, también recibe severas críticas.

 

Fuente: Excélsior

 

Scroll To Top