Inicio / Portada / En Querétaro un hombre vendió su alma al diablo, eso dice la leyenda
En Querétaro un hombre vendió su alma al diablo, eso dice la leyenda

En Querétaro un hombre vendió su alma al diablo, eso dice la leyenda

Cada 1 y 2 de noviembre en el marco de las fiestas de los muertos, en todo México se recuerdan a todas las personas que ya fallecieron con ofrendas, rosarios y cantos.

También estas celebraciones se prestan para recordar personajes históricos, leyendas, mitos y hasta historias escalofriantes para asustar a quienes creen en fantasmas y apariciones.

En Querétaro, las historias más representativas son: la leyenda de Don Bartolo, La Zacatecana y La llorona.

Platicamos con el guía de turistas, Marco Antonio Tamayo, quien narra la historia de Don Bartolo, personaje queretano que supuestamente vendió su alma al diablo, y que aún se escuchan ruidos en su casa donde vivía, la cual se ubica en la calle de Pasteur, en pleno centro histórico.

Hombre que prestaba dinero a cambio de altos intereses y cada cumpleaños realizaba un brindis con una fecha que iba marcar la historia de Querétaro de 1701.

 

“Brindo por la señora mi hermana, por mi alma y por el 20 de mayo de 1701. Cabe destacar que este hombre se casó, únicamente vivía con su hermana. Cada año, la gente de alta sociedad asistía a este banquete, pero cuando llegó la fecha de 20 de mayo de 1701, mucha más gente fue por el morbo de saber que iba pasar. La cena sucedió como cualquier año, se hizo el brindis, el baile, la gente decepcionada se va a sus casas; se dice que en la madrugada se escuchó un fuerte estruendo en la casa de Don Bartolo y cuando fueron las personas a ver qué era lo que estaba pasando, tocaban la puerta y nadie abría, derribaron la puerta y encontraron a la hermana de Don Bartolo ahorcada en su habitación y a Don Bartolo lo encontraron calcinado en el techo de su casa”, relató.

 

Otra de las leyendas que se han relatado en Querétaro es La llorona, mujer que asustaba a los cuatreros en el Río Querétaro, para que corrieran asustado y les pudiera robar sus caballos, Marco Tamayo relata que un día fue enfrentada por unos hombres y se llevaron una sorpresa con la identidad de quien lloraba en las calles.

 

 

“Esto en realidad no era un espectro, no era un fantasma, sino un ladrón que se disfrazaba de la llorona aprovechando la leyenda que todo el mundo conocía, asustaba en el río para robarle a los viajeros todo lo que dejaban con sus mulas cargadas de mercancías”, reveló.

 

La casa de la Zacatecana encierra una leyenda escalofriante de amorío. Todo comenzó con la llegada de un matrimonio que provenía de Zacatecas, habían llegado a tierras queretanas para incursionar en el negocio de las minas, ellos parecían ser felices ante la sociedad, y tal vez lo eran, pero no por mucho tiempo, pues aprovechando que el esposo trabajaba demasiado, la mujer comenzó a tener un amorío con uno de sus sirvientes.

La mujer se obsesionó tanto con su nuevo galán, que ya solo quería estar con él, por lo que lamentablemente un día, “La Zacatecana” acabó con la vida de su esposo apuñalándolo, para posteriormente enterrarlo en el patio.

Salimos a las calles para entrevistar a los queretanos y les cuestionamos si conocen alguna de las leyendas urbanas o si han sido testigos de alguna manifestación paranormal.

Nos compartieron que recuerdan la historia de Claudia Mijangos, quien mató a sus hijos por el proceso de divorcio que tenia con su esposo, también hablaron sobre ruidos en casas antiguas y vista de brujas en el Pueblo de Bernal.

 

Por: Luis Arturo Pérez.

Twitter: @luis_gladiator

 

Scroll To Top