Inicio / Reportajes Especiales / Ser médico después de la universidad
Ser médico después de la universidad

Ser médico después de la universidad

El lento crecimiento económico en México y un mercado laboral estrecho ha propiciado que los jóvenes, incluso con preparación académica competente, tengan dificultades para encontrar trabajo, expertos señalan que este es un tema que se vive en todas las profesiones.

El presidente de la Federación de Colegios y Asociaciones de Profesionistas del Estado de Querétaro (Fecapeq), Pablo Pérez Quintanilla, señala que no siempre se tiene la capacidad para absorber a todos los egresados y como ejemplo enuncia a profesionales del área de la salud que al egresar tienen muy pocas plazas institucionales.

“Muchas veces no hay la capacidad para absorber a todos los egresados desgraciadamente hay falta de espacios, no hay la capacidad y yo creo que es en todas las profesiones, en muchas de las profesiones yo creo, el mercado laboral no se encuentra y por ejemplo ahí hay información del área de la salud egresan y plazas institucionales, básicamente son muy pocas, el Seguro Social, el ISSSTE, la Secretaría de Salud, entonces ¿a dónde van?, pues a las industrias, a la iniciativa privada”.

Comenta que dicha situación los lleva a optar por otras alternativas, como lo son las farmacias que cuentan con consultorios; al respecto, sostiene que a nivel nacional son cerca de 16 mil doctores los que trabajan en estos establecimientos, pese a que las condiciones laborales no son las mejores.

El presidente del Colegio Médico de Querétaro, Iván Martínez Garrido, menciona que mientras en un consultorio privado las evaluaciones médicas tienen un costo promedio de 300 a 700 pesos, en las farmacias las consultas se ofertan en 30 pesos; incluso a un precio menor que lo que cuesta un corte de cabello. Además de ello, expresa que las condiciones de los lugares donde se brindan los servicios no son las adecuadas para un profesional de la salud.

“No tengo en nada en contra de estas farmacias, pero lo que es triste es el salario que se les da a los médicos, yo no puedo entender al médico que esté cobrando 30 pesos de consulta médica y esto no quiere decir que tú tengas que cobrar miles de pesos, pero tampoco quiere decir que un corte de cabello te cueste más que una consulta de evaluación de un especialista y no sólo por precios, las condiciones ahí no son las propias, no son las adecuadas para un profesional de la salud”.

Refiere que estas farmacias con consultorio incluido, son un modelo de negocio que debe regularse, sobre todo por las condiciones de trabajo de los doctores.

“Y regular todo, es decir, regular la contratación ¿quién los contrata? ¿bajo qué condiciones? ¿en qué elementos se expone al médico? ¿hay seguro médico o no? ¿hay seguro de protección legal o no?, el médico tiene un salario fijo, tiene jubilaciones, son muchas cosas, el decir empléate y cobra 30 pesos (…) yo si creo que es un tema en el que tenemos que voltear y tenemos que regular”.

Señala que las autoridades están al pendiente de los temas que competen al área de la salud, y en ese sentido las instó a seguir colaborando para hacer un análisis más profundo de dichos establecimientos y dignificar el acto médico.

Por su parte, Daniel Hernández Pérez, médico general egresado de la UVM, quien ya tuvo la experiencia de trabajar en una farmacia y actualmente tiene un consultorio privado, comparte la diferencia salarial que existe al ofrecer sus servicios en ambas modalidades.

”En una farmacia la mayoría te ofrecen entre mil 200, mil 300 pesos de sueldo base quincenales, lo que es la consulta y los procedimientos, con procedimientos me refiero a aplicar inyecciones, curaciones y esas cosas pues te digo (…) quincenales vienes sacando si tienes de 10 a 15 pacientes, vienes sacando unos 7 mil pesos máximo, si te va muy bien le tiras a los 8 mil, a diferencia que ahorita lo veo con mi consultorio privado, yo ando sacando al menos unos mil 100, mil 200 diarios”.

Con un precio por consulta acorde a lo que ofrece el sector privado, comenta que otro problema que enfrentan los doctores, es que las personas con algún malestar prefieren acudir a las farmacias, pues en estas la consulta es mucho más barata.

“Muchos lo utilizamos así, ponemos un consultorio y el precio de la consulta lo ponemos acorde a (el consultorio) de unos 200, 300 pesos que es lo que tendría que valer; sin embargo, las empresas estas de farmacias que son consultorios y medicamentos a la vez, pues realmente las personas prefieren ir a lo más barato; y sí te quita un poco de gente, te buscan más para urgencias”.

En ese sentido invitó a la gente a ser más responsable con su salud y a valorar la labor de los doctores.

Pese a las complicaciones que puede tener un recién egresado para encontrar trabajo en las instituciones públicas, el médico informa que hay otras alternativas como son los consultorios, hospitales privados y hasta las industrias.

 “Hay otras vías, hay consultorios privados, inclusive algunas instituciones privadas, empresas industrias, también. Hay trabajo, el chiste es tener paciencia y encontrarlo”.

Daniel Hernández, quien actualmente trabaja y estudia con el propósito de ingresar a una especialidad, sostiene que es a través de la preparación que los profesionales de la medicina pueden encontrar mejores oportunidades.

Por: Iraí Silva

Scroll To Top