Inicio / Reportajes Especiales / La prohibición de uso de bolsas plásticas en la capital
La prohibición de uso de bolsas plásticas en la capital

La prohibición de uso de bolsas plásticas en la capital

El pasado 13 de diciembre de 2017 se aprobó la creación del nuevo Reglamento de Protección Ambiental y Cambio Climático del municipio de Querétaro, en el que destaca la prohibición del uso de bolsas de plástico en la capital queretana. 

En su momento el presidente municipal, Marcos Aguilar expresó que es una disposición única en el país y con la cual el municipio se coloca como líder a nivel nacional en materia medio ambiental. 

Así, señaló que el objetivo es combatir la contaminación que el uso de este tipo de bolsas genera, de ahí la prohibición de uso de bolsas plásticas por parte de comercios para acarreo de mercancía, es decir, que las empresas no podrán regalar bolsas a sus clientes para que transporten sus productos, a menos que sean reutilizables, biodegradables o de empaque; este reglamento entrará en vigor el próximo 1 de abril de 2018. 

“Que tiene como objetivo acabar con la contaminación derivada del uso de bolsas de plástico desechables, esta disposición se refiere a la restricción que tendrán los comercios para entregar bolsas de plástico desechables a los consumidores para el acarreo de productos, en este sentido se establecen sanciones que recaerán únicamente sobre los establecimientos que incumplan esta disposición excluyendo por lo tanto a los consumidores, las sanciones van desde la confiscación de las bolsas desechables hasta la imposibilidad de renovar su licencia, pasando por multas proporcionales al tamaño del comercio”.   

Esta nueva reglamentación está alineada al marco jurídico internacional en especial con el Acuerdo de París, documento medio ambiental más importante de la historia y con el que se busca tener nuevos criterios para mitigar el cambio climático desde la capital, toda vez que en Querétaro se utilizan de manera diaria 2 millones de bolsas plásticas que generan 8 mil kilogramos de dióxido de carbono al degradarse, además, este tipo de productos tardan de 100 a 500 años en degradarse y al hacerlo continúan contaminando con las partículas que se mezclan con el ambiente, en tanto de acuerdo a datos de Greenpeace, solo el siete por ciento de las bolsas se reciclan y muchas de ellas ni siquiera entran en el sistema de gestión de residuos, es decir, que no van a vertederos, se pierden en el entorno, contaminando el medio ambiente y los océanos. 

“El uso de estas bolsas es sumamente nocivo para el medio ambiente de nuestra ciudad, en el municipio de Querétaro usamos diariamente 2 millones de bolsas de plástico de bolsas desechables, las cuales emiten 8 mil kilogramos de dióxido de carbono a nuestra atmósfera además, estas bolsas tienen una altísima persistencia en el ambiente cada una tarda en degradarse entre 100 y 500 años y en todo este tiempo dañan los ecosistemas terrestres y acuáticos y una vez que se degradan se convierten en petropolímeros dañinos para la salud de las plantas, animales y seres humanos”. 

En tanto, la directora de Ecología del municipio de Querétaro, Martha Patricia Vargas explicó que todas las unidades económicas del municipio están obligadas a cumplir el Reglamento de Protección Ambiental y Cambio Climático, señaló que, desde los tianguis, mercados, tiendas de conveniencia y hasta las grandes cadenas comerciales están sujetas a esta reglamentación, sólo las bolsas para empaquetado como carnes, granos como frijol y arroz y otros productos están exentas, además de los consumidores. 

“Para empaque sí, carne, la fruta y la verdura, esas sí están permitidas habrá algunas que sean un poco más difíciles de sustituir porque en la actualidad este tema de la tecnología ambiental todos los días hay novedades, en la actualidad hay opciones para todo”. 

Agregó que en caso de que los comercios incumplan esta reglamentación las sanciones económicas irán desde los 2 mil y hasta los 300 mil pesos dependiendo el tamaño de la unidad económica, sin embargo, reiteró que el objetivo no es la sanción sino hacer conciencia entre los ciudadanos sobre la contaminación que generan este tipo de productos. 

“La sanción mínima son 2 mil pesos la máxima son alrededor de 300 mil pesos, va a haber desde el decomiso de las bolsas pasando por sanciones económicas hasta la imposibilidad de la renovación de la licencia de funcionamiento y depende del tamaño de la unidad económica y si es primera vez o es reincidente”. 

Para RR Noticias, Juanita Gavidia  

 

Scroll To Top