Inicio / Nacionales / Sólo 9 por ciento de turistas piden consejo a un médico antes de viajar
Sólo 9 por ciento de turistas piden consejo a un médico antes de viajar

Sólo 9 por ciento de turistas piden consejo a un médico antes de viajar

En vacaciones de invierno algunas personas viajan para conocer nuevos lugares, cambiar de clima o visitar a familiares, pero cualquiera que sea el motivo, es necesario tomar previsiones para evitar daños a la salud que pueden arruinar el momento.

Al llegar a una nueva ciudad o país, el cambio de horario, de clima y de alimentación, así como las enfermedades endémicas de cada lugar, son aspectos que nunca deben olvidarse al planear un viaje.

De acuerdo a una encuesta que la Clínica del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizó a 600 viajeros, solamente 9 por ciento de los usuarios del aeropuerto internacional de la Ciudad de México consultaron a un médico por motivo de su viaje.

Eso muestra que la cultura de la prevención antes de un viaje es mínima, muy pocos saben que vacunas deberían aplicarse según el lugar que van a visitar por el entorno epidemiológico (dengue, zika, chikungunya y ébola entre otros).

En algunos países si el turista no puede demostrar que lleva las vacunas necesarias puede incluso ser deportado o permanecer en cuarentena.

Una visita a un médico especializado en salud y viajes, puede disminuir 78 por ciento el riesgo de enfermar por visitar otra ciudad o país.

Durante el invierno, lo primero en lo que se debe pensar es en los problemas de tipo respiratorio, pues constituyen la tercera causa de enfermedad en los viajeros internacionales.

Es conveniente que al menos 14 días antes del viaje se apliquen la vacuna contra la influenza, y si el paseo no fue planeado lo conveniente es tomar esta medida preventiva, al menos un día antes, señalo Jorge Baruch, director de la Clínica del Viajero de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Uno de cada 100 viajeros en un aeropuerto internacional suelen portar el virus de la influenza y lo pueden trasmitir, entonces si es muy importante la vacunación oportuna. También sabemos que, los viajeros que más se enferman se encuentran entre los 30 y 40 años, en edad reproductiva”, resaltó.

Los turistas con enfermedades preexistentes como diabetes, hipertensión, cardiovasculares y de circulación deben tomar previsiones para evitar la trombosis venosa, conocida como “síndrome de clase turista”, misma que ocurre cuando una persona permanece inmóvil por un período de más de cuatro horas.

Se recomienda no tomar más de dos bebidas con cafeína o alcohólicas porque tienden a deshidratar a las personas y eso hace más espesa la sangre dificultando su regreso hacia el corazón. Lo que si beneficia es tomar por lo menos un vaso de agua cada cuatro horas, además de hacer flexiones de piel y ponerse de pie al menos una vez cada cuatro horas.

Si van a ir a la playa se deben preferir los bloqueadores con micropartículas de zinc o titanio para prevenir quemaduras en la piel y consumir alimentos frescos.

Los trastornos temporales del sueño son frecuentes en los viajeros, ya sea porque modifican sus horarios al estar de vacaciones o porque llegan a lugares con una diferencia de cuatro, siete o más horas.

El director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia, señaló que en general las personas cambian su horario biológico, pero lo importante no es tener una deuda de sueño importante para que no aparezca la fatiga, la somnolencia matutina y otras alteraciones que llevan a la irritabilidad.

Si el viaje se realiza por avión, evitar dormir durante el trayecto es más fácil que al llegar al destino, sobre todo si hay una diferencia importante de horas, se pueda adaptarse lo más rápido posible

Una alimentación distinta puede traer como consecuencia malestares gastrointestinales, siendo el estreñimiento o la diarrea los más frecuentes.

La nutrióloga Beatriz Cuyás, consideró que la falta de planeación al viajar es parte de lo que complica la salud, pues en ocasiones no se sabe a qué tipo de comida se va a enfrentar porque puede ser más condimentada que la acostumbrada, con más grasas o ingredientes locales que no se conocen

En esos casos, la moderación y buenas elecciones es lo que puede disminuir el riesgo de malestares durante los viajes.

 

Notimex

Scroll To Top