Inicio / Toros / Ginés Marín deja buenas sensaciones en su confirmación en La México
Ginés Marín deja buenas sensaciones en su confirmación en La México

Ginés Marín deja buenas sensaciones en su confirmación en La México

El público se ausentó una vez más de la Plaza México, se quedó en su casa,  y no degustó el toreo del gaditano Ginés Marín en su confirmación de alternativa en la Plaza de Toros México.

Se corrió un encierro de la ganadería zacatecana de José Julián Llaguno, bien presentado, pero débiles, sólo se dejaron meter mano el primero y el segundo, los cuatro siguientes fueron pitados en el arrastre.

Confirmo su alternativa el gaditano Ginés Marín (albo y oro) con “Caballero”, número 16, zaino y delantero vuelto tocado del izquierdo con 530 kilos, al cual veroniqueó aterciopeladamente y lo remató con un vistoso manguerazo de Villalta; no conforme lo llevo hacia el caballo por chicuelinas y lo quitó por chicuelinas en los medios. Le confirmó su alternativa Arturo Saldivar y como testigo Juan Pablo Llaguno. Con la pañosa, muletazos por alto en el tercio y suaves muletazos por ambos pitones, una deletreada tafallera, con un toreo fino y firme, coronado con una estocada para dar una vuelta al ruedo con total petición de oreja y palmas al toro en el arrastre.

Cerró plaza con “Abuelo”, número 10, zaino y bien puesto con 575 kilos, al cual también veroniqueó toreramente y remató nuevamente con el manguerazo de Villalta; quitó por estatuarias gaoneras. Brindo a todos, para sobriamente muletear al burel, que no traía nada y finiquitar de tres pinchazos y un descabello para escuchar las últimas palmas de la tarde y pitos al toro en el arrastre.

El padrino, el jalisciense Arturo Saldívar (azul rey y oro) con “Recuerdo”, número 1, negro entrepelado y delantero vuelto con 534 kilos, animoso lo recibió con un farol en tablas, pero se aceleró y le dio unas eléctricas verónicas, pero mejoró al hacer un quite por tafalleras. Brindo al cónclave capitalino, para aguantar al zacatecano de largo y eso fue todo, ahí perdió la brújula, en un trasteo a un toro noble pero quedado por su excesivo peso; pinchazo y estocada para saludar en el tercio y palmas al toro en el arrastre.

El cuarto fue “Don Pepe”, número 77, zaino y bien puesto con 495 kilos, ahora sí mejor con el percal y nada pudo hacer con  la pañosa, cortó por lo sano y con el acero, fatal; dos pinchazos y cuatro descabellos para escuchar conventual silencio y pitos al toro.

El testigo, el queretano Juan Pablo Llaguno (vainilla y oro) anduvo a la deriva toda la tarde, con “Platero”, número 15, colorado ojo de perdiz rebarbo y delantero vuelto tocado del izquierdo con 580 kilos, no se acomodó con el percal ni con la pañosa e igual con la espada: cuatro pinchazos, diez descabellos y dos avisos que le envió el Juez Don Jesús Morales y su Asesor Don Juan Vázquez, para ser pitado toro y torero.

Peor estuvo, si así puede ser, con “Aceituno”, número 21, zaino y bien puesto con 575 kilos, de plano no pudo Llaguno con el fuerte, pero importante compromiso en la Monumental de Insurgentes, escuchando los ignominiosos gritos de “toro, toro” desde tener el capote en sus manos y peor fue con la sarga y la toledana hasta todo terminar en pitos, para el torero vqueretano y el toro zacatecano.

 

suertematador

Scroll To Top