Inicio / Otros deportes / Estupenda faena de “El Payo” que corta una oreja al igual que Silveti en Guadalajara
Estupenda faena de “El Payo” que corta una oreja al igual que Silveti en Guadalajara

Estupenda faena de “El Payo” que corta una oreja al igual que Silveti en Guadalajara

La segunda corrida de la Temporada Mayor en el coso Monumental “Nuevo Progreso”, que registró poco más de un tercio de entrada, tuvo como triunfadores a los diestros Octavio García “El Payo” y Diego Silveti, al cortar una oreja cada uno pero lo que de verdad sobresalió fue la faena de “El Payo” a su segundo astado, de mucha dimensión y expresión artística. Su otro alternante, el badajocense Miguel Ángel Perera, se fue de vacío.

Se lidiaron cinco ejemplares de la dehesa de La Estancia, destacando por su juego el lidiado en quinto sitio y que mereció el honor del arrastre lento. Y otro astado, el jugado en cuarto lugar, de San Isidro, que resultó soso, sin trasmisión y sin recorrido.

El badajocense Miguel Ángel Perera en el toro que abrió plaza realizó una faena de poder y de mucha experiencia para poder desarrollar una labor más que interesante, sobresaliendo su toreo largo por el lado derecho. El astado se rajó y vino a menos, el torero falló al matar y fue aplaudido. En este burel se desmonteró el banderillero español Curro Javier.

En su segundo, de la divisa de San Isidro, que fue algo soso y sin mucho recorrido, su trasteo tuvo poder, le “robó” algunos muletazos Perera pero sin romper la labor. El público se metió con el diestro, éste se le encaró al respetable. Desacertó con la espada, fue pitado.

En el primer ejemplar de su lote, Octavio García “El Payo” se dejó ver empeñoso con el capote. Su quehacer de muleta fue aseado y destacó lo que hizo por el perfil diestro, con profundidad pero con falta de trasmisión del toro. Falló al matar y se le aplaudió el esfuerzo.

A su segundo, que resultó muy bueno, noble y de mucha calidad, “El Payo” lo veroniqueó con temple, en tanto que con la franela ha cuajado una faena que fue creciendo conforme la iba elaborando, con lentitud y profundidad, plena de empaque y torería para luego de manoletinas matar bien y así obtener un apéndice, siendo el toro aplaudido en el arrastre lento.

Diego Silveti al primer astado que le tocó en suerte, también de buen juego y con nobleza en su embestir, le puso voluntad con el capote, sobre todo en un quite por caleserinas y su labor con la sarga la empezó en los medios con tres cambiados por la espalda para luego cuajar una faena que fue a más, principalmente por el lado derecho, con evidente entrega. Más cambiados por la espalda, rubricando con manoletinas para matar de estocada desprendida y por ello cortar una oreja.

Y en el que cerró el festejo, manso, poca oportunidad le dio a Diego, por lo que su actuación muleteril fue de estar persiguiendo al astado y sin tener algún contenido. Pasó apuros para matar y todo quedó en silencio.

 

Excelsior

Scroll To Top