Entra en vigor el acuerdo de París contra el cambio climático

0
788

El acuerdo fue ratificado por México durante la asamblea de las Naciones Unidas en septiembre pasado; comenzó este 4 de noviembre

El acuerdo de París, ratificado por México durante la asamblea de las Naciones Unidas en septiembre pasado, para enfrentar los efectos del cambio climático entró en vigor este viernes, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El instrumento publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) tiene por objeto reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza.

Para lograrlo se buscará mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

También mantener los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1.5 grados Celsius con respecto a los niveles preindustriales, lo que reducirá considerablemente los riesgos y los efectos adversos al ambiente.

00-paris

Se pretende aumentar la capacidad de adaptación a los efectos del cambio climático, promover la resiliencia al clima y un desarrollo con bajas emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), sin comprometer la producción de alimentos.

Así como situar los flujos financieros en un nivel compatible con una trayectoria que conduzca a un desarrollo y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

Todos los Estados Parte deberán comunicar cada cinco años sus contribuciones de reducción de emisiones, y cada una de ellas debe ser más ambiciosa que la anterior.

Además, deben publicar sus inventarios de emisiones de manera periódica, así como la información de las acciones implementadas, aportes financieros, entre otros, la cual será evaluada por expertos.

Establece un mecanismo de balance colectivo en el cumplimiento de la meta global de aumentar la capacidad de adaptación, fortalecer y reducir la vulnerabilidad al cambio climático a fin de proteger las personas y el ambiente.

Fuente: Excélsior